De esos vicios

Posted on

Tú eres de esos vicios que ponen en riesgo la salud.

Hace tiempo que deseaba tu piel contra mi piel, tu aliento robándome el mío.

Me robaste un pedacito del corazón y así como los vicios, quería más de ti:

Un hola, un hasta luego, un beso, un abrazo…

Hasta que descubrí que mi adicción me enfermaba.

Así son los vicios, como tú, que mientras más los satisfaces más en vida mueres.

 

Esperanza

Posted on

Quisiera no perder la esperanza para seguir esperándote.

Hay errores

Posted on

Hay errores que se saben aún sin cometerse, pero tú eres de esos que se cometen aún sabiéndolos y se dejan crecer y crecer hasta que es necesario arrancar el corazón para poder mejorar.

Dicen…

Posted on Updated on

Dicen que me he engreido,

dicen que sólo sé de tu boca,

de las noches que tocamos la Luna,

que sólo escucho tu voz.

Dicen que ya no soy de mí,

que mis manos no son mías,

sino tuyas,

porque al vuelo de gaviota,

deja suspiros en la boca,

desgrana las ganas en pequeñas hebras,

que parecen estrellitas con escapa un gritito,

de esos que se confunden con gemidos,

y que llevan tu nombre.

Dicen que cambié,

que en mis ojos te notas,

que tengo zapatillas de nube,

como alas en la espalda.

Porque vuelo al sentirte cerca,

al no olvidarte, al saberte… al recordarte.

Un amor calmo

Posted on Updated on

No me quedo sin aliento con tan sólo pensarte;

No me siento frágil al saberte lejos,

Ni mi corazón rompes con cualquier mirada,

Esto es suave, delicado, me hace crecer,

Me invita a mirarte con cariño,

Con las ganas de tomar tu mano,

De que sepan que soy de ti,

Y que quiero estar contigo.

No te quiero en mis versos

Posted on Updated on

No te quiero en mis letras, no mi amor,

no quiero describirte, pues sé,

que si te pierdo,

en mis versos te encontraría.

Un hubiera

Posted on Updated on

Esta noche quiero inventar un hubiera contigo, porque a veces me duele el sentimiento perdido.

En este hubiera sigo enamorada y eres mi mayor admiración; te observo con locura y a veces con ternura; mis manos ansiosas buscan tocarte y mis labios se hacen agua deseando besarte.

En este hubiera recibo una llamada, un mensaje tuyo que con su espontaneidad me hacen feliz.

No hay alejamientos, puedo verte continuamente…

¿Pero de qué me sirve el hubiera si no es verdad?