LUNA DE LEO

Posted on

-No existe. Eres tú misma.

Ella dijo sin piedad.

¿Quién me besaba?

¿Quién estaba conmigo cada noche?

¿Si él no existía a quién debía el placer

de saberme amada día a día?

Observé mi mano vacía.

¿Dónde estaban los sueños que me ataban a él?

Con sus crueles palabras se esfumaba la imagen de mi amor.

Me refugié en el silencio y la soledad,

tragando el amargo llanto que brotaba de mí.

La luz del sol huyó

y la Luna se olvidó de cantarme nanas para dormir.

En medio del vasto sueño que me acogió,

sentí su mano acunar la mía,

el murmullo de su voz diciendo que me amaba

y la tersura de su pecho al abrazarme.

Al despertar,

el sol iluminaba su faz.

No era mentira,

era verdad.

Él existía.

Su mano tomando la mía.

Y ese anillo que todo lo definía:

siempre suya sería.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s