SIN CANDADOS

Posted on

808cc36d1743995eb3fbca6ef8726320

Le veo encadenado. Sus tobillos macerados por las pesadas cadenas apenas podían sostenerlo. ¿Cómo curarle aquéllas heridas si él mismo había decidido mantenerse en esa prisión?
La puerta se encontraba sin candado, las llaves de sus cadenas yacían a su lado, pero él no quería escapar.
La culpa de una muerte le tenía bajo esa penitencia autoimpuesta.
Mi llamado era en vano, él prefería mantenerse en la oscuridad, muriendo poco a poco.
¡Oh, amado mío! ¿Acaso no ves que esta condena la cargamos ambos sin que lo veas?
Mi corazón muere a su lado y su culpa lo estará enterrando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s