La gran diosa

Posted on

20160828_121804
Chalcatzingo, Morelos. 28 de agosto 2016

¡Ay de ti si la escuchas! ¡Ay de ti si le haces caso a sus palabras! Te las dice quedito al oído y las confundes con la brisa matutina. Te dice bajito que la sigas, ahí, donde inicia la vereda, donde el verde de las plantas te ahoga con su hermosura, donde ya no hay piedras grabadas que te hablen sin voz.

Te pedirá que sigas el camino, colibríes, mariposas, grillos, cigarras, se mueven alrededor de tus pasos, es una danza de colores y sonidos que enerva la piel, pero ella quiere que sigas, más, mucho más, hasta el pie del cerro, donde una disimulada cueva se abre y un espejo de agua te muestra, por primera vez, su hermosa, negra y larga cabellera.

Lleva orejeras y collares de jade, su cuerpo se cubre con un delicado vestido de algodón y sus pies parecen flotar de tan ágiles que son.

No la escuches o te hará seguirla aún más. Te cantará al oído dulces canciones que olvidaron tus tatas y maternalmente te tomará de la mano, como si fueras un niño que apenas descubre el mundo.

La cueva se hace luz, el jaguar ruge, la serpiente se contonea, y tú te deleitas con cada grabado en la pared, con cada sonido, con su voz que no deja de decirte que sigas caminando tras ella.

Si algo te distrae de ella, ¡pobre de ti!, pues te enseñará lo que en verdad es: vida y muerte a la vez. La gran diosa, la terrible diosa que ahora, te ahoga en la oscuridad y con ella, te irás al inframundo, pues sin saberlo es a la entrada de éste, donde te ha conducido.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s