Y es que lo difícil…

Posted on

Una y otra vez intenté decir adiós: garabateando mensajes que no termino de enviar, inventando discursos frente al espejo que no puedo decir, porque las palabras se quedan en mi garganta sin que pueda dejarlas salir.

Y aun así, estoy juntando heridas y recuerdos para dejarte ir.

Esto, claro, no es nuevo ni fácil, y mucho menos cuando noto que una parte de mí ya no te acepta, y pues, esto se convierte en un caos.

Recuerdo las ganas asfixiantes de verte, tan sólo verte, o de escucharte y las sinrazones que tuviste para hacerme sentir una cosa, pero esto se une a mi culpa, esa culpa que siento por quedarme ahí tanto tiempo atada a algo por lo que no había razón; y también se conjuga esa extraña sensación de creer que jamás te acepté, que yo anhelaba o veía algo que no eres y que lo que eres, al final, es algo que empiezo a aborrecer.

Y ahi viene el rencor y el odio, por las horas perdidas, por las lágrimas derramadas, porque eres alguien que no me agrada cuando te veo tan descarnadamente como hoy.

Y esto pareciera que no tiene final, que una parte de mí, tal vez siempre te odiará y la otra… te olvidará.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s