AÚN…

Posted on

A ti,

Recuerda… no olvides.

pareja-197479_w650

Aún, en el fondo de mi corazón espero.

Espero el hombre que quiera luchar conmigo

contra los dragones y hechiceros,

que tenga hambre…

hambre de devorar cada obstáculo,

de querer un poco más cada vez,

de querer tomar mi mano y caminar,

caminar hacia un mañana que ha de llegar

y que ante todo,

nunca dude que soy su princesa, su mujer,

su amante de siete Lunas,

la mujer que siempre lo amará.

Advertisements

¿TE CONOZCO?

Posted on Updated on

~Ella~

Hace una semana lo había visto en ese mismo lugar. Caminaba por los pasillos pensando en donde estaría. Me detuve frente a los refrigeradores para tomar unas cosas cuando escuché un “me permite” que me hizo temblar.

Era él.

Clavé mi mirada en sus ojos verdes rogando porque me reconociera, pero no hubo ningún gesto en su rostro que me lo indicara. Aparté el carrito sin decir nada y le dejé pasar.

~Él~

Toda la semana viviendo en mi mente. El domingo nuevamente al supermercado concurrí solo para recordarla. No estaba en mis sueños volver a encontrarla.

De pronto la veo de espaldas. La espalda tantas veces besada hasta su confines más dulces. Temblando solo atiné a decirle “me permite”.

Me miró a los ojos, mis piernas flaqueaban. Saqué fuerza desde mis entrañas y me aparté con nubes en mis ojos.

~Ella~

Tragué saliva y le vi alejarse.

No. Esta vez no se lo permitiría. Fui detrás de él hasta el área de cajas, rogando en mi interior que volteara a verme.

Se formó en una fila y al tomar las cosas de su carrito detuvo su mirada en mí.
Esta vez observé un gesto de turbación que aproveché.

-¡Marco!- le dije casi gritando.

~Él~

Ya en la fila de las cajas me volteo y sus ojos… ¡Ay sus ojos que viven en los míos!

No pude apartar de ella los míos. Su voz estalla en mis oídos, su boca tan amada me nombra y ya no puedo contenerme. Dejo el carro y mis pudores, me lanzo desesperado a sus brazos tanto tiempo aguardados.

~Ella~

Con sorpresa de mi parte me abraza. Mis manos buscan su rostro y mi boca la suya. Un beso profundo donde nuestras lenguas se buscan.

Mi corazón estalla y no puedo evitarlo, las lágrimas comienzan a resbalar por mis mejillas al tiempo que mi cuerpo se enciende y se acerca al de él.

-Marco, Marco…-, susurro entre sus labios.

~Él~

Entre sus brazos, entre sus manos, entre sus labios, siento mi corazón que renace. Beso sus lágrimas que corren por sus mejillas. Salado sabor que me provoca un incendio de amor en las entrañas.

Boca que besa y me nombra, me nombra y me besa. Pasión de amor que comulgamos. La noto encendida.

-Ven, ven larguémonos de aquí, tengo tantos besos para darte que no van a caber en un solo día.

~Ella~

Me toma de la mano y me sube a su camioneta que enciende con apremio y sin dirigirme una sola palabra me lleva a donde parece es su casa.

Se detiene frente a un amplio portal y me abre la puerta. Al bajar del vehículo me toma de la cintura y vuelve a tomar mi boca, una mano sube a mis senos y otra acaricia mi cadera bajo el vestido.

Se separa un momento de mí para llevarme al interior de la casa.

Al instante que cierra la puerta se abalanza sobre mí arrebatándome el vestido, yo busco la piel bajo la playera y descubro sus músculos en tensión.

Su voz llena mis oídos con fuertes gemidos que se extienden por la habitación, mientras su cuerpo irrumpe sin piedad el mío.

~Él~

No pude contener los deseos tanto tiempo amordazados, en un impulso irracional la tomé y la arrebaté hacia la camioneta. En minutos estábamos en casa, esa misma que había creado para ella.

Nos cominos la boca en la puerta, al llegar al dormitorio de ropa nada quedaba. Sus manos en mi cuerpo y las mías que atrapaban sus senos y bajaban a sus muslos.

No hay palabras, no puede haberlas, sólo gemidos, que aumentan de volumen.

El sonido y la pasión que nos consume.

Sin contemplaciones, a la cama la lanzo y como lobo hambriento de su sexo a beber me pongo.Tanto tiempo esperando por esto.

Su sexo me responde. Su voz, ya es quejidos, aullidos. Somos amor, pasión, hembra y macho en conjunción de amor.

~Ella~

El sudor perla nuestros cuerpos. Sus dientes han dejado marca en mis muslos y mis uñas en su espalda. El aire me falta al gritar su nombre en un intenso orgasmo. Le siento bañar mi interior de forma profunda. Le abrazo mí; nuestros latidos desbocados nos han quitado el aliento.

Aún le tengo dentro de mí y quisiera no separarme de él.

~Él~

Sentirme otra vez en su interior profundo. El vaivén de sus caderas, sus orgasmos que a mi falo bañan.

Los goces de una dama no se cuentan. Se disfrutan y la disfruto mucho.

Mi tributo no puedo ya contener y su flor riego ferozmente, uno, dos, tres  veces suelto en su sexo mi blanca poción quemante.

Yacemos sin aliento, mi sexo dentro suyo; sus labios vaginales lo contienen; no  quiero que el fin llegue  de este amor renacido y prohibido.

~Ella~

-Te amo-, le confieso así sin más, y veo la sorpresa en sus ojos verdes. -No, no digas nada. Te dije adiós porque me sentía poca cosa para ti. Jamás hubiera podido ser la mujer perfecta que mereces. Esa mujer que es hermosa de pies a cabeza, que no se equivoca y que está en todo a tu altura. Mi amor, lo siento, por eso me fui.

~Él~

-Pues tremendo error que nos separa. Nunca he pedido perfección, por el contrario, de tus imperfecciones he estado prendado desde el primer momento que nuestros ojos se dijeron tantas cosas. Y ahora con tu amor confesado y el mio a cuestas, ¿cómo seguimos? A distancia imposible. ¿Juntos? Eres tu la que decide. Esta cama la hice con mis manos para amarte noche a noche en ella. ¿Puedes ahora acaso, soñar en otra cama? ¿En otros brazos?

.

Melina @DCapricornio_ y Roberto @DUtopias

SÓLO PARA MIS OJOS

Posted on Updated on

El tiempo transcurrido en nada había mermado el amor que en sus brazos había compartido.

Haberla tenido yacente entre mis brazos era el recuerdo que de mí no se alejaba. Placer y tortura de amor perdido.

Tenía conocimiento que ahora era de otro hombre. Un hogar había formado y allí nuestros demonios no tenían cabida.

Ese domingo en el supermercado un vacío enorme a mis pies se hizo verdadero.

Los carros casi chocaron, su piel tan bella, sus labios,  sus ojos no me vieron.

A mi boca llegaron atropelladas los deseos tanto tiempo escondidos.

No puede. No debo. Ya lo nuestro es pasado. Respeto su presente.

Encamino velozmente mis pasos hacia la caja, pago y me retiro, tuve una visión fugaz de su figura, bella como siempre.

Mis pensamientos impúdicos pusieron un rubor en mi cara sonriente. No fue un domingo de rutina. Solo verla, inhalar su fragancia lo hicieron el mejor domingo en mucho tiempo.

Roberto Varela @DUtopias

ME GUSTAS…

Posted on

-¿Por qué te gusto?-, me preguntó.

Y yo no supe qué responder.

Era la calidez de su abrazo

o la forma en que entreabría los labios cuando me deseaba,

quizá sus dientes que me torturaban

o su lengua que dejaba húmedos rastros en mi piel,

tal vez sus manos que descubrían mis rincones sin pudor

o la forma en que a mí él mismo se entregaba.

Era su nombre que mis labios pronunciaban

o su pelo enredado en mis dedos al anochecer…

Es un todo convertido en él lo que sin duda, me gusta más.

A VECES OLVIDO…

Posted on

A veces olvido

que las letras pueden herir,

que los cuentos no son verdad

y que soy una mujer,

con errores y defectos

y no una princesa

que puede volar a la Luna

y besar a un príncipe azul.

TRAS ESOS OJOS VERDES

Posted on

Pronto había que regresar a casa, así que dentro del supermercado mi esposo y yo nos dividimos la búsqueda de alimentos.

Tomé un carrito y me dirigí velozmente al departamento de lácteos, pero justo al entrar al pasillo mi carrito chocó intempestivamente con otro, con una ligera disculpa en la que apenas percibí al dueño del otro carro y me dirigí a los refrigeradores para tomar lo que necesitaba.

Al abrir la puerta de cristal, percibí la silueta de aquél hombre con el que había chocado. Una silueta que me pareció sumamente familiar. Una piel blanca se asomaba bajo las mangas de la playera que dejaba notar una figura atlética y un perfil romano se encontraban a unos cuantos metros de mí.

Le seguí con la mirada mientras aquél hombre se dirigía al área de cajas para salir del lugar. Dudé unos instantes en seguirlo, pero un latido en mi corazón me hizo volver a pensarlo.

Alcancé a mi esposo que se encontraba cerca del área de cajas y dejé a su lado el carrito para dirigirme hacia donde aún percibía la silueta de aquél hombre.

Mi corazón latía desbocado a cada paso que me acercaba a él. Acercándome lo más que podía a donde él estaba, tomé una revista de un aparador y con cautela lo observé.

El tatuaje de escorpión en su brazo, la profundidad de su voz al hablar y esos ojos verdes donde me perdía me dieron la razón: era él. ¿Podría acercarme? ¿Y si me veía? ¿Me reconocería después de tanto tiempo?

Su cuerpo giraba hacia mí… ¡no! ¡Me vería! Sin pensarlo mucho, velozmente me alejé de donde estaba. Era él y eso era todo lo que quería saber.

Los recuerdos de esos ojos, de esos brazos rodeando mi cintura eran todo lo que necesitaba por esos momentos.

-¿Qué sucede?- preguntó mi esposo. No pude evitar sonrojarme y contestar con un rotundo nada, pero yo bien sabía que no era así. Había visto a mi Dios Romano y eso bastaba para romper la rutina de cualquier día.

EN UN AYER QUE PARECÍA OLVIDADO

Posted on Updated on

Me abrazó a su pecho,

prometiendo la paz en mi corazón.

Susurró mi nombre

y de besos me llenó.

Sus labios de lluvia llenaron mi cuerpo

y el viento de su alma a la mía se abrazó.

Era un ayer en que la fantasía reinó,

escapada de un sueño,

mi vida fue su ilusión.

Una herida en mi corazón,

fue cuando la realidad me tocó,

cuando vi acabada toda la ilusión.

Fue entonces la realidad

que con fuerza me llamó

y fue feliz entre la Luna y el Sol.

¡Oh locura que a pesar de todo,

tu recuerdo a mí llegó!

La lluvia y tu canción,

en un sueño volvieron a mi corazón.

Te extrañé con fuerza, amor.

Te llamé con fuerza sin entender,

porqué querías volver.

Pero fue así que yo te llamé

entre un sueño y la ilusión,

para abrazarme a tu delirio

y salvar lo que me queda de razón.

Eres mi amado,

mi eterno amor,

etéreo inalcanzable,

Sol de extraño fulgor.

https://www.youtube.com/watch?v=jwvFZAeDNtk